¿Cuáles son los beneficios de caminar descalzo?

¿Sabías que volver a la antigua costumbre de andar sin calzado puede sacar a relucir un montón de beneficios para tu cuerpo y tu mente? 

En este blog, vamos a desvelar qué tipo de beneficios nos puede aportar y cómo podría mejorar nuestra calidad de vida. Ya que, hay muchos mitos alrededor de “caminar descalzo” que hacen que no nos beneficiemos de esta costumbre algo olvidada.  

Desmintiendo mitos sobre caminar descalzos:

  • Mito 1: Si caminas descalzo te resfriarás”

No, caminar sin calzado no causa ni aumenta el riesgo de contraer resfriados o gripes, puesto que los patógenos responsables de estas enfermedades no pueden penetrar la piel de los pies.

  • Mito 2: “Es perjudicial para tus articulaciones”

Tampoco daña las articulaciones, de hecho, según los podólogos, caminar descalzo puede ayudar a reducir la carga sobre las articulaciones, especialmente en pacientes con afecciones como la artrosis de rodilla. Y, para ayudar en  este cuidado tienes diferentes opciones como nuestro complemento alimenticio Movial Plus Fluidart que cuida y mejora la salud de las articulaciones, con el que obtendrás  beneficios para el mantenimiento normal de los huesos. O, si te gusta más el formato crema, te proponemos nuestro Movial Plus en formato crema que favorece la movilidad y recuperación de músculos y ligamentos tras un esfuerzo físico y ayuda a evitar lesiones.

  • Mito 3: “Puede deformar tus pies”

A pesar de la popular creencia de que caminar descalzo puede causar deformidades en los pies, no lo hace. De hecho, quienes caminan descalzos regularmente suelen tener pies más fuertes y estables.

¿Qué beneficios tiene caminar descalzo?

Caminar sin calzado se ha asociado con una serie de beneficios para la salud, tanto física como emocionalmente, por ejemplo:

  • Prevención del pie plano: ayuda a reducir las probabilidades de desarrollar pie plano, especialmente en niños, ya que promueve una marcha natural y evita alteraciones causadas por el uso de calzado inadecuado.
  • Reducción del mal olor en los pies: dejar que los pies respiren puede ayudar a reducir el mal olor, porque disminuye la humedad y la proliferación bacteriana en los pies.
  • Alivio de la fascitis plantar: ayuda a reducir los síntomas de la fascitis plantar y mejorar la marcha en personas que padecen esta afección.
  • Fortalecimiento muscular: puede fortalecer los músculos de los pies y las piernas, lo que contribuye a una mayor estabilidad y flexibilidad.
  • Reducción del estrés y la ansiedad: la conexión sensorial entre los pies y el suelo puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, proporcionando una sensación de calma y relajación.

¿Cómo integrar esta práctica en tu vida diaria?

Integrar el hecho de caminar descalzos en tu día a día puede ser más fácil de lo que imaginas y no necesariamente tienes que quedarte en casa. Estos son algunos de los consejos que te ayudarán a conseguirlo, estés donde estés:

  • En casa: dedica unos minutos al día a caminar descalzo por tu hogar, permitiendo que tus pies se relajen y se fortalezcan.
  • Al aire libre: Aprovecha la oportunidad de caminar en la playa o la hierba, conectándote con la naturaleza y experimentando sus beneficios. De hecho, esta práctica tiene su propio movimiento: earthing o grounding. 
  • En el trabajo: siempre que sea posible y que no molestes a nadie de tu alrededor, quítate los zapatos mientras estás sentado en tu escritorio, así permitirás que tus pies respiren y se relajen. 

¿Existen riesgos de caminar descalzo?

Aunque son muchos los beneficios de caminar sin calzado, también existen ciertos riesgos. Es importante tomar precauciones para evitarlos y poder disfrutar de esta práctica tranquilamente:

  • Riesgo de lesiones: puede aumentar el riesgo de cortaduras, raspones y heridas, especialmente en superficies irregulares o peligrosas. Por eso te recomendamos que vayas siempre con mucho cuidado por donde pisas y te asegures de que el espacio está limpio.
  • Contraindicado para diabéticos: las personas con diabetes deben evitar caminar descalzas debido al riesgo de desarrollar complicaciones en los pies, como por ejemplo cambios cutáneos, úlceras, infecciones o, incluso, gangrena.
  • Exteriores: es importante asegurarse de que si caminas descalzo en un exterior, este sea adecuado para ello. Si no, siempre es mejor usar un calzado adecuado al y así proteger los pies de posibles lesiones o infecciones y dejar esta práctica sin calzado para zonas más seguras.

Como ves, caminar descalzo puede ayudarte a mejorar tu salud y bienestar. ¡Anímate a probar esta práctica y empieza a notar sus sorprendentes beneficios!


Más artículos geniales

Kern Pharma A Tu Lado

Configuración de Cookies


Cerrar Mas información