salud bucal

La importancia de una boca sana para la salud

Tener una boca sana, unos dientes fuertes y unas encías saludables, no es importante simplemente por una cuestión estética. Y es que por la boca comienza nuestra salud.
Por la boca entran los alimentos, los masticamos, los tragamos y, una vez en el sistema digestivo, los procesamos.

Salud bucal y salud general

Nuestra boca funciona como vía de entrada directa a nuestro organismo y, a pesar de que en ella viven bacterias, la mayoría inofensivas, alguna de ella puede resistir al ataque de nuestras defensas y causar algunas enfermedades.
Desde caries, infecciones bucales o daños en las encías hasta, enfermedades más serias como las que describimos a continuación:
Endocarditis y enfermedades cardiovasculares. Cuando las bacterias de otra zona del cuerpo llegan al corazón por el torrente sanguíneo, introduciéndose en las paredes de las arterias, puede provocar obstrucciones y colapsos como ictus, infartos y problemas cardiovasculares.
Neumonía. Cuando estas bacterias llegan al sistema respiratorio pueden llegar a causar enfermedades respiratorias como neumonías, entre otras.
Problemas durante el embarazo y el parto, como nacimientos prematuros y bajo peso en el nacimiento.

Además, hay enfermedades que pueden provocar problemas en la salud bucal, generando más posibilidades de infección por estas bacterias que se encuentran en la boca:

Diabetes. Al tener una resistencia inferior a las infecciones, las personas diabéticas son más propensas a tener problemas de encía debido a que estas bacterias no encuentran resistencia.
Alzheimer. Un problema que puede presentar esta enfermedad es el empeoramiento de la salud bucal debido a que el paciente generalmente olvida cepillar sus dientes , por ello es importante que el cuidador del paciente ayude a su higiene bucodental.

Las personas que toman ciertos medicamentos como antihistamínicos, analgésicos, descongestionantes, diuréticos o antidepresivos, provocan una disminución de producción de saliva, clave para la eliminación de los alimentos y neutralización de los ácidos producidos por las bacterias en la boca.

Cómo conseguir y mantener una boca sana

Cuidar de una boca sana es ‘simplemente’ una cuestión de hábitos, tanto a nivel de higiene como de alimentación y mantenimiento:
Acudiendo al dentista para arreglar y mantener todas los dientes de nuestra boca , además del resto de tejidos que se encuentran en ella, como las encías.
Limpiando la boca a conciencia, escogiendo un cepillo y pasta de dientes específico para nuestras necesidades y utilizando hilo dental con cuidado para las zonas donde el cepillo no llega.
Cepillando los dientes al menos 2 veces al día después de las comidas. Tómate tu tiempo, la paciencia es tu aliada siempre.
– ¡Pon atención a tu alimentación! Sigue una dieta saludable y limita el azúcar todo lo que puedas, ya que evitarás caries, sarro, placa dental e incluso manchas en los dientes.
– Reduciendo o poniendo fin a sustancias tóxicas como el tabaco o el alcohol.

La salud emocional también es salud

Y es que, tener una boca sana, influye directamente en cómo nos expresamos y en cómo nos relacionamos con los demás, así como la imagen que tenemos de nosotros y nuestra autoestima. Una boca cuidada nos otorga optimismo y confianza en nosotros mismos.

Como ves, el cuidado dental influye directamente en nuestra salud a todos los niveles. Pon atención al cuidado diario de tu boca, así como en las revisiones regulares con tu dentista, adelántate a posibles afecciones futuras, tu salud te lo agradecerá.

¿Tienes alguna duda relacionada o quieres que hablemos de algún tema concreto? Puedes escribirnos a través de nuestras redes sociales: Facebook o Instagram.

Algunas de las fuentes consultadas:

  1. Artículo ‘La importancia de una buena salud oral’ del portal Dental Medical Group
  2. ArtículoSalud bucal: una ventana a la salud general’ del portal Mayo Clinic

Sigue leyendo...

Más artículos geniales

Kern Pharma A Tu Lado

Configuración de Cookies


Cerrar Mas información