Ansiedad y Año Nuevo: La lucha constante

¡Tic, tac! El reloj marca el inicio de un nuevo año, y con él, una cascada de propósitos resuena como una sinfonía de posibilidades. Sentimientos dicotómicos inundan tu mente y la oposición constante procrastinación – deber nubla tus primeros propósitos.

La ansiedad es esa inquieta compañera que nadie quiere en su última cena del año, pero que, sin embargo, nos susurra preocupaciones sobre el futuro y parece bailar con más energía cuando nos asomamos al abismo del nuevo año. 

Pero no te preocupes. ¡Hay métodos que te ayudarán a identificar tu foco de ansiedad y plantear estrategias que destruirán este intrincado nudo de expectativas!

Descubramos los factores de esa tormenta llamada ansiedad

  • El futuro

El año nuevo despierta en nosotros la capacidad de soñar. Nos lanzamos al futuro con metas y propósitos, pero ¿adivina qué? Este aire fresco también trae consigo complicaciones como la libertad de elección y la responsabilidad. ¿Ansiedad? Sí, puede ser una mezcla volátil.

  • La amenaza del fracaso

El temor al fracaso, ese fuego que quema en el fondo de nuestras metas antiguas y nuevas. La presión por cumplir, la aversión al cambio y el miedo a lo desconocido: todos ellos arrojando leña a este fuego de amenaza incesante.

  • Pensamientos negativos

¡Ah, la tierra fértil de nuestros pensamientos! Aquí, sembramos metas provenientes de dos campos: el yo crítico y el yo real. Mientras uno nos acusa de no ser lo suficientemente buenos, el otro susurra sueños auténticos. Pero, atención, la tierra también puede enterrarnos con pensamientos negativos si no estamos alerta.

  • Nerviosismo y malestar

Juntamos el aire del futuro, el fuego de la amenaza y la tierra de pensamientos negativos, y voilà, tenemos la tormenta perfecta del nerviosismo y malestar. Dolores de cabeza, insomnio, irritabilidad: ansiedad en todo su esplendor.

 

¿Asustad@? 

¡No te preocupes! Ahora que ya hemos explorado los entresijos de la ansiedad, es momento de desentrañar sus complejidades y encontrar soluciones que allanen el camino hacia una experiencia que nos permita seguir siendo felices mientras evolucionamos. 

  • Debemos mantenernos en el presente

Sí, planeemos nuestros destinos futuros, pero aterricemos en el presente. Después de todo, ¿quién quiere perderse la calma del ahora mientras fantaseamos con el mañana?

  • Nuestras metas no son películas de ficción: seamos realistas 

Abracemos metas que reflejen nuestro yo auténtico. Adiós perfeccionismo, hola autenticidad. Recuerda, no es solo el destino, sino el viaje lo que importa.

  • ¡Cuidado! Aléjate de los pensamientos negativos

¿La tierra intenta sepultarte bajo pensamientos críticos? ¡Alerta! Distínguelos de los pensamientos auténticos y no te dejes enterrar. La verdad es que no somos nuestros logros, sino nuestra constante evolución.

  •  Acción consciente y compasión

La ansiedad se disipa cuando actuamos desde la aceptación y la compasión. En lugar de evitar, enfrentemos. Cada pequeña acción nos acerca a nuestro yo auténtico.

 

En la travesía por la ansiedad del año nuevo, encontramos herramientas prácticas para mitigar la tormenta. La respiración consciente, la auto motivación y la construcción de hábitos diarios son también claves para un planteamiento sano. El yo real, la aceptación y la compasión nos ayudan a conseguir la paz interior y abordar la ansiedad de año nuevo con conciencia.

¡Este año nuevo, vence a tus pensamientos negativos y líbrate de las cadenas de la ansiedad con nuestros consejos! 

 

¿Quieres que hablemos de algún tema concreto? Puedes escribirnos a través de nuestras redes sociales: Facebook o Instagram.

 


Más artículos geniales

Kern Pharma A Tu Lado

Configuración de Cookies


Cerrar Mas información